El día 1 de Noviembre se celebra la fiesta de “Todos los Santos”.

Este día la mayoría de las familias acuden al cementerio para visitar a los seres queridos que han fallecido para recordarlos y honrarlos. Es una tradición limpiar y decorar con flores sus sepulturas.

Los cementerios aparecen en estas fechas engalanados y llenos de color con las flores que los parientes dejan en las tumbas de sus familiares como regalo: crisantemos, rosas, margaritas…. En estas fechas se concentra la mayor venta de flores de todo el año en España.

La celebración de este día tiene un origen religioso y se celebran misas para rezar por las almas que permanecen en el purgatorio.

Aunque pueda parecer una fiesta triste en la que se recuerda a los que ya no están con nosotros, también es una fiesta en la que se reúnen las familias, muchas aprovechan para comer o merendar juntos.

En este día se comen algunos dulces típicos como los buñuelos, hechos de una masa frita que se suele rellenar de nata o chocolate, los “huesos de santo”, llamados así por su color y que están hechos de mazapán y rellenos  de yema.

En algunas zonas de España  es habitual reunirse para comer castañas asadas aprovechando los primeros frutos del otoño. Podemos encontrar algunos puestos callejeros que las venden asadas y que llenan las calles del aroma de estos frutos.

En definitiva, un día para que nuestros estudiantes de español puedan visitar los cementerios, muchos de ellos con valor artístico y disfrutar de la familia y de los productos típicos.