La celebración de la Semana Santa es una costumbre que se extiende a lo largo y ancho de toda la geografía española y también en otros lugares de tradición hispana.

En Andalucía, esta celebración ha ido tomando importancia a lo largo de los siglos hasta convertirse en una seña de identidad de nuestra cultura. Además de ser una fiesta religiosa ha llegado a ser una muestra más del folclore andaluz.

En Granada se crearon las primeras hermandades o instituciones cristianas justo tras la conquista del Reino de Granada por los Reyes Católicos en 1492. La presencia de procesiones se registra desde los siglos XVI y XVII, pero es desde comienzos del siglo XX cuando la tradición de celebrar la Pasión de Cristo con procesiones se consolida en nuestra provincia, surgiendo en este momento, poco a poco, las hermandades que integran nuestra Semana Santa, que fue declarada Fiesta de Interés Turístico en 2009.

Durante esta semana procesionan los conjuntos escultóricos (pasos) llevados a hombros por los costaleros y acompañados por penitentes, mantillas y músicos. Cada hermandad representa un momento clave de los últimos días de la vida de Cristo y tiene colores y emblemas propios. Recorren las calles y plazas del centro de la ciudad y de los barrios más representativos de la ciudad como el Albayzín o el Realejo.

El primer día de la celebración es el Domingo de Ramos, que se inicia con la procesión de “La borriquilla”. Esta hermandad cuanta con muchos niños entre sus miembros que acompañan los pasos que representan la entrada de Jesús en Jerusalén para la celebración de la Pascua. En este día, cabe destacar también “La Santa Cena”.

Aunque todos los días de la semana podemos disfrutar de pasos de valor incalculable y del ambiente que inunda nuestras calles, es cierto, que la mayoría de devotos se concentran en las procesiones desde el Miércoles Santo por la noche al sábado.

“El Cristo de los gitanos” (Miércoles) inicia su recorrido en el centro de la ciudad para llegar, ya de madrugada, a la Abadía del Sacromonte donde es recibido con hogueras, música y cantes propios de este barrio que fue y es el barrio gitano de Granada, cuna de muchos artistas flamencos de la ciudad.

El Jueves Santo es el día grande del Albayzín. Desde allí salen las llamadas “tres vírgenes del Albayzín” (Concha, Aurora y Estrella)  que gozan de gran fervor por parte de los granadinos. La noche del jueves la “Hermandad del Silencio” llena las calles del ruido de las cadenas que arrastran sus penitentes descalzos que imponen el silencio a su paso.

El viernes muchos granadinos y foráneos acuden a la mítica plaza del “Campo del Príncipe” en el tradicional barrio del Realejo para recibir al “Cristo de los Favores” a las 3 de la tarde y pedir  algún favor o “milagro”.

El Sábado Santo la “reina” es Santa María de la Alhambra cuyo paso sale de la iglesia del mismo nombre, construida junto al conjunto monumental de la Alhambra y que realiza su bajada al centro por el bosque que rodea el monumento.

El domingo es, quizá, el día más alegre de la Semana Santa ya que se celebra la resurrección de Jesucristo tras su muerte, por eso las procesiones de este día se caracterizan por una música más viva y por tener más colorido.

Una parte menos conocida de esta fiesta es su gastronomía. Debido a la tradición católica de no comer carne en estos días los platos típicos tienen como base el pescado como el “potaje de vigilia” o el bacalao frito. Los dulces como las torrijas o los pestiños no pueden faltar en cualquier comida y se pueden adquirir en algunas famosas pastelerías tradicionales.

Cada año visitan la ciudad miles de turistas nacionales e internacionales que acuden maravillados a este espectáculo a pie de calle que sorprende a muchos de ellos.

En “Proyecto Español” intentamos dar a conocer esta tradición a nuestros estudiantes con actividades tanto en clase como fuera de ella. Desde aprender el vocabulario básico: paso, costalero, mantilla, penitente…a explicar la historia y origen de tradiciones.  El aprendizaje de la lengua es más completo cuando se conoce la cultura del país, y esta fiesta, sin duda, es una de las que no te puedes perder si quieres conocer la cultura española.