A los 22 años decidí hacer un cambio radical en mi vida.

Desde niña, estudiaba inglés, practicaba en una escuela de idiomas en Inglaterra y en el programa Work and Travel in the U.S. Aunque pensaba en aprender un nuevo idioma, siempre acababa posponiéndolo.

En el verano de 2019 vi un anuncio de un curso de francés, italiano y español, pero durante el mes de estudio, me di cuenta de que era imposible estudiar tres lenguas a la vez. Mi elección recayó sólo en el español.  Ahí es donde comenzó mi aventura de cumplir un nuevo sueño.

Después de discutirlo con mi familia, decidí solicitar un máster en España. Pero la pregunta principal era: ¿qué idioma elegir para estudiar? Parecería que el inglés, lo hablo con fluidez sería la opción más sencilla. Finalmente opté por empezar un nuevo idioma. El objetivo era aprender español en 8 meses e ir a la universidad. El proceso más emocionante comenzó: los documentos para el visado.  Un número infinito de papeles, largas colas y solo una semana para lograr mi objetivo. Inmediatamente después de la llamada de la embajada, compramos los billetes  solo quedaba un mes de espera para mi vuelo hacia nueva vida.

El 4 de enero comencé mi «año nuevo – vida nueva». Llegar a un nuevo país para tener nuevas impresiones, para conocer gente, todo era nuevo para mí. 34 horas de vuelo podrían agotar a cualquiera, pero no a mí. Es una sensación indescriptible tener algo esperándote que nunca hubieras imaginado. La única cosa en la que no pensaba era cómo sobreviviría en el país sin conocer el idioma. Las emociones se entremezclaban a con mis miedos.

Y aquí está, el alma mater de mi lengua española – Proyecto Español. Estoy agradecida a cada profe por lo que me ha enseñado y lo que he aprendido. 25 horas a la semana, 8 meses y el resultado obtenido es un nivel C1. Estaba claro que había aprovechado muy bien el tiempo, la oportunidad de vivir “en español” y lograr un nivel avanzado en tan poco tiempo. Ahora queda la segunda parte: ir a la universidad.

La primera vez que pensé en aprender español fue en Inglaterra, cuando tenía 14 años. Allí me enamoré de un español. ¿Quién me lo iba a decir?  Casi 10 años después, lo volvería a ver en la costa mediterránea y los dos hablaríamos en español.

 

– Zalina Khalitova.