La plaza que podéis ver en la foto es localizada en Alicante y nombrada en memoria de escritor alicantino Gabriel Miró, nacido en el año 1879 y perteneciente al movimiento novecentista. Su ciudad natal constituyó una gran inspiración para sus obras, llenas de sentimientos y emociones. Se puede observar que los imágenes creadas por este maestro están hechas para reflexionar. Teniendo en cuenta este estilo tan emocional, hay que mencionar que Miró no fue apreciado por los lectores de su época, que lo llamaban escritor de “pocos”.  Por supuesto, siempre vale la pena familiarizarse con algunos relatos del gran artista para ampliar los horizontes. ¡Quizás sea este tipo de obra el que va a traer tu atención!

En las obras más representativas de este autor podemos incluir Nómada, Las cerezas del cementerio, Años y lenguas,  Nuestro Padre San Daniel, El hijo Santo y El humo dormido.

Os vamos a contar el argumento de uno de sus relatos sensacionales para alentaros a descubrir estas historias por vuestra propia cuenta. La novela Las cerezas del cementerio ha sido reconocida como una de las historias más hermosas de la literatura del siglo XX. Trata del amor entre el sensible y joven Félix y una mujer casada. Se encontraron con la incomprensión de todos y el rechazo más rotundo. Aunque tiene un final triste, también es una bella historia de amor. ¿Quién se anima a conocerlo?

 

– Marta Banaszek.