En PROYECTO ESPAÑOL nos identificamos con los objetivos de la agenda 2030 en materia medioambiental y queremos compartir con nuestros estudiantes las buenas prácticas que ya hemos implementado en nuestros centros en esta materia.

  1. Barremos el suelo antes de fregarlo, para disminuir la carga contaminante de esta agua residual, así como la cantidad de veces que debe llenarse el cubo de agua. Al fregar, adecuamos la cantidad de agua empleada en la limpieza de aulas y espacios comunes, así como oficina.
  2. El riego de las plantas del patio es por goteo y se programa acorde a la necesidad hídrica de cada estación del año. Además está ajustado para que el agua no caiga en zonas pavimentadas.
  3. Las plantas de las terrazas son especies arbóreas y arbustivas autóctonas, las cuales se adaptan mejor a la climatología, requieren menos agua y fertilizantes para crecer y se adaptan al entorno minimizando el impacto paisajístico.
  4. Se eliminan las malas hierbas con regularidad; éstas también consumen agua y nutrientes del suelo. Se realiza cada 2-3 meses.
  5. Todos los grifos tienen difusor de agua para reducir el consumo en lavamanos y los sanitarios tienen cisternas con doble pulsador (permite dos descargas, una parcial (3-5 litros) y otra del total (7-9 litros). También se han instalado temporizadores en los grifos de los lavabos de zonas comunes.
  6. Para detectar las pérdidas de agua:
    1. Se realizan inspecciones completas de las instalaciones de fontanería para detectar fugas, que además de repercutir en el desperdicio de agua potable, pueden ocasionar humedades y malos olores, afectar a la estructura del edificio, etc.
    2. Se realizan controles periódicos de los puntos de consumo de agua para detectar posibles pérdidas debidas a goteos de las cisternas y al mal estado de las gomas de los grifos de los lavabos. Administración cualquier fuga o avería que detecten.
    3. Se realizan lecturas periódicas de los contadores de agua.
  7. Para la reducción consumo energético en climatización se ha instalado una cortina de aire en la entrada de la academia.
  8. Para la reducción consumo energético se realizan revisiones periódicas de los termostatos en los equipos individuales y de los equipos de refrigeración y aire acondicionado (incluida la limpieza de sus filtros), para evitar excesos en el consumo de energía.
  9. Para la reducción consumo energético se utilizar bombillas de bajo consumo en las instalaciones.
  10. Para la reducción consumo energético se ha procedido al aislamiento térmico de la escuela con cerramientos de climalit principalmente las ventanas y conducciones de climatización, para evitar pérdidas de calor y de frío.
  11. En materia de Reducción consumo materias primas y minimización de su impacto en el medio ambiente se han tomado las siguientes medidas:
    1. Imprimir a dos caras y enviar informes y notas internas por correo electrónico en lugar de hacerlo a través de folios, para reducir el consumo de papel.
    2. Reducir el uso de abrillantadores de suelo para las zonas de mayor afluencia de clientes.
    3. No utilizar ambientadores en los sanitarios ni purificadores en las cisternas, ya que sus componentes suelen ser contaminantes y no repercuten en una mejora de la higiene.
    4. Desinfectar con lejía únicamente cuando es necesario para evitar la formación de compuestos halogenados.
    5. Utilizar papel reciclado para facturas, sobres, tarjetas, directorio de servicios, material de papelería de habitaciones, etc.
    6. Utilizar papel higiénico blanco frente al papel higiénico de colores.
    7. No utilizar productos para la limpieza de los sanitarios ni productos desatascadores que sean corrosivos.
  12. En materia de Reducción, reutilización y reciclaje de residuos se toman las siguientes medidas:
    1. Conectar los equipos a la red siempre que sea posible, para minimizar la generación de pilas usadas.
    2. Depositar en los contenedores municipales todos los residuos de envases y envases usados que tienen el distintivo SIG: el cartón en el contenedor azul, el vidrio en el verde y el plástico en el amarillo.
  13. En materia de reducción minimización de ruidos, olores y emisiones atmosféricas se toman las siguientes medidas:
    1. Realizar las actividades de limpieza en horarios en que puedan producirse ruidos molestos para el cliente. Serán a medio día y al terminar las clases presenciales.
    2. Realizar una inspección periódica (como mínimo una vez al mes) visual, para detectar manchas de humedad, así como olfativa, para detectar malos olores antes que los detecte el cliente.
    3. En la iluminación artificial de las zonas exteriores de la fachada nos aseguramos que los focos dirigen la luz únicamente al cartel luminoso, minimizando la contaminación lumínica por iluminación difusa.
  14. En materia de Sensibilización de los clientes y Capacitación de los colaboradores sobre la protección del medio ambiente a través información se toman las siguientes medidas:
    1. Informamos a todos los empleados para que sepan comunicar a los clientes la política ambiental, las acciones emprendidas y las mejoras ambientales conseguidas.
    2. Fomentamos las actividades de ocio y diversión respetuosas con el medio ambiente como paseos a pie o en bicicleta, excursiones a caballo o visita a centros de interpretación de la naturaleza.