Es bien sabido que vivir en una ciudad muy grande puede ser a veces agotador, debido a los atascos, la contaminación, los bullicios y los ritmos acelerados. En este sentido, puede que en tu estancia lingüística en Barcelona llegue el momento en el que necesites escapar, huir, respirar aire limpio, aunque Barcelona es conocida por su tráfico ordenado gracias a la estructura del Eixample en el centro de la ciudad.

A este respecto, debes saber que en los alrededores de la capital catalana hay varios espacios naturales perfectos para perderse y disfrutar al aire libre, entre otros, la montaña de Montserrat. Dicho parque natural se encuentra a 30 kilómetros de Barcelona y cuenta, entre otros puntos de interés, con uno de los montes más espectaculares de toda España. Es un lugar ideal tanto para quienes se atreven a realizar escaladas, como para aquellas personas menos audaces que se conforman con el senderismo ya que, eligiendo cualquier ruta, las vistas son preciosas.

Asimismo, es sorprendente la forma tan irregular que tiene la montaña, cuyos picos, al ser varios y pequeños, le otorgan la apariencia de estar aserrada, como si hubiera caído una cantidad inmensa de piedra y, luego, hubieran intentado serrarla para hacer trozos más pequeños. No es de extrañar el nombre que le ha sido otorgado al monte, que procede evidentemente de la forma particular de la montaña. Mont serrat, Monte serrado.

Sabemos que el origen del monte se remonta a hace más de cincuenta millones de años, cuando esta zona estaba ocupada por el delta de un río. Eso explica también la razón por la que, hoy en día, se pueden ver restos de animales marinos en las piedras.

Ahora bien, la montaña de Montserrat no es solo un monumento natural, sino que también es lugar de culto, ya que en su interior está situado el monasterio benedictino de Montserrat. Concretamente, dicha abadía se considera como un referente espiritual para los peregrinos que visitan el Santuario cada año, desde que se encontró en una pequeña cueva a la virgen negra denominada “la Moreneta”.

Si bien es cierto que ir en coche podría ser más cómodo, no te preocupes si no tienes, ya que llegar a la montaña con transporte público no es para nada complicado.  En concreto, en la estación Plaza de España de Barcelona (o en cualquiera de las estaciones de la línea Llobregat-Anoia), salen trenes hacia Montserrat cada hora (línea R5). La última estación es Monistrol de Montserrat y allí tendrás que bajar y tomar el tren cremallera hacia el Monasterio. Otra opción para llegar a la montaña es coger cualquier tren de la línea R5 desde Barcelona, bajarte en la parada Aeri de Montserrat y de allí coger el teleférico.

En definitiva, ya sea para pasear por preciosos bosques silvestres o para escalar y disfrutar de un maravilloso panorama, ya sea para realizar una visita cultural o espiritual, lo que es cierto es que no puedes perder este estupendo rincón natural.

Nosotros, desde la escuela de Proyecto Español, te podemos ayudar a organizar tu visita. ¡Aquí te esperamos!

 

-Giulia Luongo.