Si durante el primer confinamiento todo el mundo se puso el gorro de cocinero y el delantal, como si fueran chefs y pasteleros, cogiendo algunos kilillos extra, ahora mismo parece predominar, entre los españoles, la voluntad y el deseo de mantenerse en forma. Pues, en este sentido, para estar sano no sirven de nada las dietas détox, los ayunos milagrosos o la eliminación de alimentos como pan y pasta. Lo realmente importante es darle al cuerpo comida de verdad, es decir, comida saludable (y, eso sí, dejar de lado la vida sedentaria y empezar a hacer ejercicio físico con regularidad).

Y, bueno ¿qué significa, entonces, comer sano? Pues, sencillamente, ingerir una variedad de alimentos que te confieran los nutrientes necesarios para mantenerte saludable, sentirte bien y tener energía. En concreto, estos ingredientes incluyen las proteínas, los carbohidratos, las grasas, el agua, las vitaminas y los minerales que cada persona requiere de acuerdo a su edad y actividad física.

Para que te hagas una idea, un plato healthy al 100% debería incluir verduras, que se consideran las reinas de la comida saludable, una fuente de proteína (que puede ser animal o vegetal) y algún cereal integral o tubérculo. Las frutas, los frutos secos, las semillas y el aceite siempre son bienvenidos, desde luego.

Así que, aclarado lo que significa comer sano, vamos a ver más de cerca qué platos españoles saludables podréis encontrar en el caso de que, por ejemplo, estéis en Madrid para estudiar español.

Ante todo, hay que decir que, por ser España un país mediterráneo, la dieta que los españoles practican más en su día a día es la mediterránea, una de las dietas más saludables, ricas y variadas que existe. Está formada esencialmente por frutas y verduras de temporada, legumbres, cereales, frutos secos y pescado azul. ¿El rey de esta dieta? Pues, nuestro aceite de oliva que, con sus grasas saludables, no puede faltar en las mesas españolas.

Por suerte, la gastronomía española rebosa de platos sanos, llenos de sabor y basados en el consumo de los alimentos principales de la dieta mediterránea. Esto es, el gazpacho y el salmorejo andaluces, la paella valenciana, la escalivada catalana, el pisto manchego, la tortilla española, los mariscos y los pescados azules muy típicos de Galicia o de la costa de Andalucía, son solo algunos de platos saludables que tenemos en España.

Por otra parte, pese a que es más fácil comer sano en casa que fuera, se están poniendo cada vez más de moda los restaurantes sanos y Madrid, ciudad que está a la vanguardia en muchos aspectos, ofrece una amplia gama de restauración para todos los gustos. A continuación, te vamos a recomendar dos restaurantes saludables que se encuentran en la capital, que difieren por la tipología de comida que ofrecen.

BumpGreen es uno de los restaurantes de comida healthy más renombrado (y con precios muy asequibles) de Madrid. Sus platos siempre respetan la regla de la tres «s»: sanos, sabrosos y sostenibles. En la carta puedes encontrar una gran variedad de platos de proximidad: ensaladas, tablas de quesos españoles, arroces, productos del mar y de la montaña (como, por ejemplo, la croca gallega), huevos revueltos, postres artesanos y zumos naturales.

Y ¿qué es lo que a los extranjeros les llama más la atención de la comida española? Las tapas, con mucha probabilidad. En este sentido, La Cantina de Mamá Campo es el lugar perfecto para ir de picoteo con los amigos, pero sin renunciar a comer sano. En la carta de la taberna puedes encontrar: pichos castizos, croquetas, gazpachos, huevos fritos, chipirones, arroces, tortillas y muchos platos castizos y saludables más.

En definitiva, si estás en Madrid, ya sea de visita, ya sea por una temporada más larga, no dudes en salir a comer afuera, hay muchos restaurantes que proponen platos españoles, sabrosos y sanos.

 

-Giulia Luongo.