Da igual si eres un estudiante que acaba de llegar a Granada para aprender español o si eres un turista de visita en una de las ciudades españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad, en ningún caso puedes prescindir de visitar la Alhambra, complejo monumental obligatorio para todo aquel que pase por estas tierras.

En Proyecto Español solemos proponer a nuestros estudiantes varias actividades extras, algunas dentro de la escuela, otras por las calles de la ciudad. En este sentido, una de las que más organizamos es, como no podía ser de otra forma, la visita a la Alhambra. Una de nuestras estudiantes nos cuenta, a continuación, su experiencia.

 

“Cuando tomé la decisión de mudarme a España para aprender español, no tuve ninguna duda sobre el destino exacto que iba a elegir. Granada, desde siempre, había ejercido sobre mi algún tipo de fascinación. En concreto, lo que más me atraía de la ciudad andaluza era la mezcla de culturas (árabe, judía y cristiana) que, por lo que la gente me decía, se podía seguir apreciando al caminar por las callejuelas de la ciudad. Y eso es así porque la mezcla de las tres culturas sigue estando muy presente en cada rincón de la ciudad.

Ahora bien, entre ellas, es la árabe la que más destaca. Esto se puede apreciar especialmente en el complejo palaciego de la Alhambra. Se trata de un complejo monumental que tenía muchas ganas de visitar, en virtud de lo que me habían dicho quienes habían visitado la ciudad. Por todo ello, cuando la escuela me propuso visitar la Alhambra, no me lo pensé dos veces, apunté mi nombre en la lista de interesados: Es algo de lo que nunca me arrepentiré.

Considero a la Alhambra la verdadera joya de Andalucía. Todo allí es precioso e impresionante, tanto que me quedé, más de una vez, sin palabras. Claramente, lo que más destaca son los palacios nazaríes, un conjunto de salas y patios, unos más hermosos que otros, donde el agua y las flores son los elementos básicos. El Patio de los Leones (que tiene fama mundial) y el de los Arrayanes me dejaron boquiabierta.

Por otra parte, pasear por los Jardines del Generalife durante la puesta del sol fue extraordinario. Árboles, flores y fuentes contribuyen a crear algunos rincones que, sin exageraciones, considero de singular belleza. Otro monumento que me impresionó mucho, por su majestuosidad y por las vistas de la ciudad y del entorno, fue el Alcazaba, la fortaleza. Las vistas que se pueden apreciar de la ciudad, y en particular del Albaycin desde allí, ya merecen la pena.

Además de los monumentos, que en sí son maravillosos, me gustó muchísimo la manera con la que los responsables de la escuela desarrollaron la visita. De hecho, para que nosotros viviésemos la experiencia de manera activa y participativa, organizaron una yincana en el complejo monumental.

En concreto, nos dividieron en grupitos pequeños y para alcanzar el objetivo final, encontrar y ganar un premio, teníamos que contestar a algunas preguntas, todas relacionadas con la Alhambra, sus palacios, sus características arquitectónicas y sus curiosidades.

Gracias a la yincana pude descubrir, admirar y conocer más de cerca la historia, las curiosidades y las peculiaridades del complejo como, por ejemplo, el origen del nombre Alhambra, qué palacios forman su conjunto, cuál es la torre más alta y qué significa su nombre, por qué las niñas tocan las campanas de esta torre, cuántos leones hay en el patio del Palacio de los Leones y lo que se hacía allí, cuándo y por qué se creó el Generalife…

Visitar la Alhambra de este modo fue ameno, sugestivo, inspirador y nada aburrido. Me quedé contenta con la visita y aprendí mucho, quizás mucho más de lo que hubiese aprendido si la visita hubiese sido como las que tradicionalmente se suelen llevar a cabo. Si estás estudiando español en la escuela Proyecto Español de Granada, no te lo pienses dos veces. ¡Participa!

 

En Proyecto Español organizamos este tipo de actividades y visitas a la Alhambra muy a menudo, por ello, si tienes interés en descubrir algo más sobre la joya de Andalucía, no te pierdas la próxima visita a la Alhambra. ¡Aquí te esperamos!