El español es un idioma tan bonito como complejo. Por ello, muchos de mis estudiantes, especialmente en niveles básicos, encuentran algunas dificultades en la ortografía.

A tal respecto, uno de los mayores problemas que afecta a menudo a mis aprendices de español como lengua extranjera es colocar las tildes correctamente. Esto es, acentuar las palabras en castellano puede parecer sencillo, ya que la colación de las tildes responde a unas reglas concretas y claras, pero en realidad dichas normas se olvidan con bastante facilidad. En este sentido, por obvias y conocidas que resulten, siempre viene bien repasarlas de vez en cuando. Asimismo, es normal tener momentos de dudas, por eso, junto con las reglas de acentuación, suelo presentarles a mis estudiantes cuatro truquitos mnemotécnicos que yo misma apliqué cuando estaba en la carrera y que hoy en día, durante mis momentos de incertidumbre, utilizo.

Pero, antes de nada, vamos a repasar dichas “malditas” normas de acentuación.

Primero, hay diferenciar entre:

–       Palabras agudas (palabras cuya silaba tónica es la última y llevan tilde cuando terminan en -n, -s o vocal) p.ej. sillón, tapiz.

–       Palabras llanas (palabras cuya silaba tónica es la penúltima y NO llevan tilde cuando terminan en   –n, –s o vocal) p. ej. manzana, árbol

–       Palabras esdrújulas (palabras cuya silaba tónica es la antepenúltima y se acentúan siempre) p.ej. película

–       Palabras sobreesdrújulas (palabras cuya silaba tónica es la anterior a la penúltima y se acentúan siempre) p.ej. cuéntamelo

 

Segundo, hay que tener en cuenta los diptongos, triptongos y hiatos, combinaciones de vocales que parecen traer de cabeza a más de uno:

  • Los diptongos (uniones de dos vocales en una misma sílaba, una de las cuales debe ser cerrada y la otra puede ser cerrada o abierta) llevan tilde según las reglas generales de acentuación.

En los diptongos formados por vocal abierta tónica + vocal cerrada átona y en los formados por vocal cerrada átona + vocal abierta tónica la tilde va sobre la vocal abierta tónica.

En los diptongos formados por dos vocales cerradas, la tilde siempre se coloca en la segunda vocal.

Ej. aplauso → a-plau-so (vocal abierta + vocal cerrada);

abuelo → a-bue-lo (vocal cerrada + vocal abierta);

acuífero → a-cuí-fe-ro (dos vocales cerradas).

 

  • Los triptongos (secuencias de tres vocales en una misma sílaba, cuya combinación siempre es la siguiente: vocal cerrada átona + vocal abierta tónica + vocal cerrada átona) llevan tilde según las reglas de acentuación generales.

Ejemplo: cambiéis (palabra aguda terminada con –s lleva tilde).

 

  • Los hiatos (secuencias de dos vocales que perteneces a distintas sílabas, cuya combinación puede ser: dos vocales iguales, dos vocales abiertas, vocal cerrada tónica + vocal abierta átona o vocal abierta átona + vocal cerrada tónica) se acentúan, en los dos primeros casos, según las reglas de acentuación generales, mientras que en los dos últimos casos, se acentúa siempre la vocal cerrada tónica.

Ejemplos: mi-cro-on-das, -ro-e, a-le-grí-a, ba-úl

 

Toda regla tiene su excepción, pasamos a ver algunas de las particularidades.

  • Monosílabos. Por norma los monosílabos no se acentúan, excepto las palabras que, sin tilde, pueden confundirse con otras palabras homógrafas. Estas palabras son: él/el, dé/de, té/te, sé/se, tú/tu, sí/si, más/mas, mí/mi.
  • Adverbios en -mente. Los adverbios de modo que se forman a partir de adjetivos añadiéndoles el sufijo –mente a la forma femenina se acentúan solo si el adjetivo original lleva tilde. Ejemplo: rico-ricamente; difícil-difícilmente.
  • Pronombres interrogativos y exclamativos. Hay algunas palabras que, según la norma no deberían de acentuarse, pero incluyen una tilde en su grafía. Es el caso, por ejemplo, de los pronombres interrogativos o exclamativos utilizados para hacer preguntas o exclamaciones. Ejemplo: ¿Cómo te llamas? ¡Qué tengas un buen día!
  • Las palabras compuestas. Si las palabras compuestas no llevan guion siguen las reglas de acentuación básicas. En cambio, si están separadas entre sí por un guion se comportan como dos palabras diferentes y conservan la acentuación de cada uno de los elementos. Ejemplo: físico-nuclear, asimismo.

Para finalizar, te presento los cuatro trucos que suelo enseñar a mis estudiantes, espero que te sean útiles.

  1. Lee la palabra en voz alta y exagerando. Sepárala en sílabas y pon fuerza en cada una de las vocales que contenga.
  2. Elige un par de palabras fáciles de memorizar. Las mías son papá y también. Sé de memoria que llevan tilde en la última sílaba y que terminan en vocal y -n. Gracias a eso recuerdo inmediatamente la regla de las palabras agudas.
  3. Con las palabras llanas sucede exactamente lo contrario que con las palabras agudas, pero la fuerza está en la penúltima sílaba.
  4. Las palabras más largas y complicadas, las esdrújulas o sobresdrújulas siempre llevan tilde.

-Giulia Luongo.