En Proyecto Español solemos proponer a nuestro alumnado varias actividades extras, algunas más didácticas, otras más ociosas. A este respecto, una actividad que organizamos a menudo para nuestros estudiantes de Barcelona es la visita a la Fundació Joan Miró.

 Si te gusta el arte surrealista o, simplemente, quieres conocer y admirar más de cerca a uno de los artistas españoles más conocido mundialmente, Joan Miró, visitar dicho museo es una parada imprescindible. A continuación, un alumno nos habla de su experiencia en la Fundació.

 

Durante mi estancia en la escuela de Proyecto Español en Barcelona participé en muchas actividades extras: intercambios con hispanohablantes, excursiones y visitas a los monumentos más interesantes de la ciudad, ruta de tapas, visitas al Camp Nou, visita a la Fundació Joan Miró y muchas más. A este respecto, puesto que el arte surrealista siempre me había interesado, cuando supe que la escuela estaba organizando una visita a la fundació-museo de Miró, no dejé escapar la oportunidad y participé. Todas mis expectativas se cumplieron. Esta visita fue de las que, entre todas, más me impactó y, por lo tanto, la que más me gustó.

La Fundació contiene más de 104.000 piezas entre pinturas, esculturas, tapices y dibujos y custodia algunas de las obras más representativas del artista catalán. Además de las piezas del propio Miró, gran parte de la cual fue donada por él mismo, en el museo se hallan también obras de arte contemporáneo de otros artistas, que forman parte de una colección constituida en homenaje al pintor catalán.

Quiero destacar, por lo interesante que fue, que antes de la visita, la responsable de la actividad nos hizo descubrir de manera activa y participativa, mediante juegos y adivinanzas, alguna información sobre el pintor, su vida, su arte y sobre el museo en general. Todo me resultó muy entretenido y quedé muy contento con la información que, entre todos, conseguimos sacar.

Al observar las piezas de Miró pude corroborar todo lo que media hora antes habíamos descubierto y me di cuenta de que en él todo era surrealista, diferente y lleno de color y de magia. Además, conseguí entender plenamente la idea de que todo depende de la perspectiva desde la cual observemos el mundo, idea que el artista consiguió plasmar en sus obras.

Por otra parte, acabada la visita, nos quedamos un buen rato tumbados en el jardín que se encuentra en el mismo edificio de la Fundació reflexionando sobre las piezas que más nos habían gustado y compartiendo nuestros pensamientos y opiniones.

Resumiendo, si te gusta el arte y, en particular, el arte surrealista, y quieres pasar una tarde dando una vuelta entre pinturas y esculturas peculiares que te empujan a pensar y a reflexionar, la Fundació Joan Miró es lo que estás buscando (sobre todo si tienes la posibilidad de participar, antes de la visita, en un pequeño taller en el que puedas aprender más cosas sobre las piezas que encontrarás en el museo).

 

En Proyecto Español organizamos estos talleres y visitas a la Fundació Joan Miró a menudo, por ello, si tienes interés en descubrir algo más sobre el arte surrealista de este artista catalán de fama mundial, no te pierdas la próxima visita a la Fundació. Además de actividades relacionadas con el arte, planificamos también otro tipo de actividades. ¡Aquí te esperamos!