¿Quieres aprender un idioma, pero te falta motivación? ¿Has intentado varias veces aprender un idioma para mejorar tus notas en la escuela, para tu trabajo, o quizás incluso porque lo necesitas en tu vida diaria? Y, a pesar de todos tus esfuerzos, ¿te rindes enseguida o no encuentras la motivación para aprender esta nueva lengua? No te preocupes, los consejos que a continuación te vamos a dar resultan ser adecuados no solo para este contexto específico, sino también para la vida en general, así que no dudes en aplicarlos a otros asuntos.

Aprender un idioma no es fácil, y a veces es complicado mantener alta la motivación.

Si realmente quieres progresar, tienes que establecer unos objetivos alcanzables en un tiempo determinado, como, por ejemplo, alcanzar el nivel A2 de español antes de diciembre de 2021.

Pongamos por caso que ya tienes un nivel A1, por lo cual, debes fijar unos pequeños objetivos como, por ejemplo:

– Ser capaz de hablar de la familia antes de septiembre;

– Ser capaz de situar un acontecimiento en el tiempo y el espacio antes de octubre.

En este sentido, es importante que tus propósitos estén fechados y desglosados en objetivos más pequeños para que puedas avanzar paso a paso y ver tus mejorías.

 

Si eres una persona a la que le gustan los retos, intenta encontrar una fuente de motivación (da igual lo que sea) que corresponda con lo que te gusta hacer en tu vida. Algunos ejemplos son:

– Necesito aprender inglés porque me gustaría poder hablar y entender a mi actor favorito en el estreno de su película;

– Necesito aprender español porque quiero trabajar como azafata en vuelos de larga distancia a América Latina;

– Necesito aprender italiano porque voy a Italia todos los años de vacaciones y quiero poder comunicarme;

– Tengo que aprender chino porque ya conozco muchas lenguas romances y me gustaría aprender un idioma totalmente diferente;

– Tengo que mejorar mi francés porque me gusta cantar en este idioma.

-Candice THOMAS.